Cómo tratar problemas ortopédicos infantiles

El diagnóstico precoz es la clave para tratar, sin cirugía, la mayoría de problemas ortopédicos
Los problemas ortopédicos son muy comunes y deben ser tratados en la infancia

Los problemas ortopédicos son muy comunes y deben ser tratados en la infancia

11 de mayo de 2018 17:52
Nancy Verdezoto

a displasia de cadera, el pie plano y las variantes del crecimiento son los principales problemas ortopédicos que se presentan en los niños.
Cuando existe una malformación de la cadera del niño, desde el embarazo de su madre, se denomina displasia. Es un problema congénito que se presenta en cuatro de cada
1 000 nacidos y necesita el debido tratamiento.
Aunque los síntomas en estas patologías aparecen generalmente tarde, el diagnóstico precoz es clave para no recurrir a cirugías. Las displasias o luxaciones se deben diagnosticar con ecos y radiografías hasta los cuatro meses de edad. Se aconseja, de igual manera, monitorear la cadera y realizar los exámenes de manera frecuente en los primeros años de edad.
En el caso del pie plano, hay que saber que existen de dos tipos. El fisiológico, que se da en el 99% de los casos, cuando el pie se encuentra anatómicamente bien, es decir, los huesos y las articulaciones están perfectos. Los niños que lo padecen pueden seguir con su vida normal, correr, saltar, hacer ejercicio (incluso de manera profesional) y proseguir con sus actividades.
El pie plano patológico, en cambio, causa síntomas como dolor de pantorrillas y pies, fatiga rápida y fácil e incluso puede darse el talo vertical congénito (pie rígido), las barras tarsianas (problema en los tarsos) y escafoides accesorio (alteración del hueso). Este tipo de pie plano se caracteriza por una alteración anatómica, por lo que se necesitará eventualmente una cirugía.
El doctor Francisco Vallejo, subespecialista en Traumatología Infantil en el Hospital Vozandes, asegura que en los casos de pie plano fisiológico también pueden existir molestias que, la mayoría de veces, pueden ser tratadas con plantillas. Estas harán que desaparezca el dolor pero no se modificará la forma del pie.
El doctor explica que todos los niños tienen pie plano hasta los 4 años aproximadamente, y que después de eso recién empieza a formarse el arco del pie. Incluso en algunos casos esto ocurre hasta la adolescencia, cuando el pie ha terminado de formarse, es rígido, estable y no tiene laxitud.
Otro aspecto importante en la ortopedia en los niños son las variantes de crecimiento. Cuando los pequeños caminan con los pies hacia adentro tienen los pies arqueados, las rodillas juntas, las piernas torcidas o se sientan de mala manera no se asuste, generalmente todos estos casos se dan por la evolución normal del crecimiento. Los padres no deben corregir a sus hijos sino solamente observar y consultar al especialista. Con el paso del tiempo y de acuerdo con la edad, estas alteraciones se corrigen solas sin terapias, sin férulas y sin ejercicios.
Es sumamente importante brindar la atención que requieren los niños en relación con la salud en general y en este caso a los temas ortopédicos. La mayoría puede ser tratada a tiempo y sin necesidad de recurrir a una cirugía. No se pueden dejar pasar estos problemas que, a pesar de que no son prevenibles, con el respectivo tratamiento se controlan y se vuelven manejables.
Dolores de cadera, dolores de pies y pantorrillas, artrosis, incapacidad de hacer deporte, limitaciones funcionales, relaciones sexuales y partos dificultosos son algunos de los problemas posteriores. La falta de atención, diagnósticos tardíos y malos tratamientos ortopédicos en los niños son los causantes de todos los inconvenientes posteriores

Te puede interesar