La basura electrónica un problema ambiental en Ecuador

Planeta. Los residuos electrónicos no desaparecen nunca. Sus componentes pueden resultar muy tóxicos para el ser humano.
Foto: cortesía Vertmonde

En Ecuador, más del 97% de los residuos electrónicos termina en quebradas, vertederos, ríos, o rellenos sanitarios.

24 de diciembre de 2021 18:53
Carolina Castillo

Doris García espera un ‘smartphone’ nuevo en Navidad. Es un pedido que les hizo a sus padres a inicios de octubre.

El que desea le permite grabar videos en buena resolución. En 2021 cumplió 16 años y abrirá una cuenta en Instagram.

Para eso quiere un celular con características específicas. Sus padres querían darle uno de los que ya no usan, pero no aceptó.

Si nadie los quiere, se volverán basura, dicen. Lo que tienen previsto hacer con esos celulares pasará también con millones de ‘tablets’, ‘laptops’, consolas de videojuego y más objetos usados.

El problema surge cuando son desechados de forma incorrecta tras ser reemplazados. Eso significa arrojarlos a la basura común o, incluso, entregarlos a recicladores no especializados.

En ambos casos no se cumplirá el proceso adecuado para los objetos de su tipo porque no son desechos comunes. Estos no desaparecen nunca.

En Ecuador, más del 97% de los residuos electrónicos termina en quebradas, vertederos, ríos o rellenos sanitarios. Cuando un dispositivo como los mencionados entra en contacto con la tierra o el agua, libera sustancias tóxicas que contaminan el ambiente y a los seres humanos.

En la lista de artefactos ‘eternos’ entran también los microondas, las cocinas, las refrigeradoras y todo lo que funcione con electricidad.

Es para Navidad y para celebraciones como el Día de la Madre que se aprovechan ofertas para comprar estos electrodomésticos. Sin embargo, antes de hacerlo, no se considera el destino que tendrá el artefacto viejo.

¿Cómo combatir la problemática? Para Jhoanna Rosales, experta en reciclaje y manejo de residuos electrónicos, el primer paso es generar una conciencia de consumo responsable.

Esa forma de pensar supone preguntarse si lo que se va a comprar es realmente necesario para uno o no.También implica optar por alternativas como el alquiler de un equipo en el caso de que se lo requiera solo para una ocasión específica o la reparación de un aparato si se dañó.

Ambas ideas necesitan tiempo y trabajo, que son justamente dos factores que desaniman a los usuarios. Otro camino es buscar un gestor ambiental calificado, que garantice el reciclaje de estos residuos.

Vertmonde o Reciclametal son dos que funcionan en Quito. Con un proceso técnico se puede reciclar hasta el 95% de los componentes, los cuales sirven como materia prima para otras industrias.

Un celular, por ejemplo, tiene partes que pueden ser aprovechadas si se gestionan bien. Los metales que contiene pueden usarse para otros teléfonos similares.

Fabricarlos así es posible y en otros países se lo hace. También hay tiendas que, tras vender un equipo nuevo, reciben el que ya está en desuso. Los clientes que conocen este beneficio las prefieren por la ventaja que les dan. F

Te puede interesar